Horas extras vs contratos temporales

La utilización de las horas extras impide la creación de empleos.

6

Según la agencia de trabajo temporal y líder en servicios de RR.HH en España, Randstad, tras hacer un análisis de la situación laboral de los trabajadores en España, se ha llegado a la conclusión de que en Canarias, las horas extras tienen un coste de 91 millones de euros.

Esto ha supuesto un 4,6% menos que en 2016 y a pesar de ello representa la segunda cifra más alta de los últimos cinco años, siendo única 2017 el año en el que se ha superado esa cantidad.

El archipiélago en el último lustro ha acumulado cerca de los 447 millones de euros en la cantidad de horas extras trabajadas por determinados sectores.

Estos números que arroja el estudio nos demuestran que las inversiones que hacen las empresas canarias en base a la extensión de las jornadas laborales, elimina la creación de cerca de 3.500 puestos de trabajo, cobrando un salario medio durante un año, asegurando que 3.000 de ellos disfrutarían de un trabajo a jornada completa, mientras que 500 la tendrían parcial.

Más horas extras, menos empleo

Se pone de manifiesto la apuesta, cuestionable, por parte de los empresarios de Canarias por aumentar las horas de las jornadas de sus trabajadores, en vez de ofrecerle un apoyo contratando a más personal.

“Las horas extraordinarias son una herramienta para adecuar los niveles de producción a un incremento puntual del volumen de trabajo, y con ello satisfacer las necesidades en un momento concreto, determinado.

Esta tendencia está comenzando a ser preocupante ya que como afirman profesionales del sector de los recursos humanos y psicología laboral:

Las horas extras tienen sentido en momentos puntuales en los que la producción debe ser mayor debido al volumen de demanda, logrando que haya una bonificación traducida en días libres o un bonus de sueldo, que cubren determinadas necesidades.

El problema lo encontramos cuando se abusa de este mecanismo, provocando que los trabajadores comiencen a sufrir fatiga laboral, agotamiento y falta de motivación.

Factores que llegan a provocar un claro descenso de la productividad de los trabajadores ya que están expuestos constantemente a una alteración de sus jornadas.

Por otro lado, también es contraproducente para el empresario, que ve como la producción se ve mermada, pudiendo reforzar los puestos trabajo con profesionales a contratos temporales que hacen más eficiente la productividad de una empresa.

En resumen, las horas extras son un aliciente puntual para aumentar la capacidad de los servicios de una empresa, pero nunca debe ser un mecanismo habitual de ella.

Leave A Reply

Your email address will not be published.