Los hospitales canarios, un criadero de plástico

5

Los recintos hospitalarios del archipiélago desechan anualmente más de 16 millones de unidades de un solo uso de plástico, sobre todo en bolsas, tapas, pajitas, cubertería y vajilla.

La mayoría de dichos desechos se trasladan a contenedores de residuos urbanos y solamente en dos establecimientos –la Gerencia de Servicios Sanitarios de Lanzarote y el Hospital Materno Infantil de Gran Canaria– se llevan a contenedores de reciclaje.

Los datos, proporcionados por el Gobierno de Canarias mediante su borrador de la Estrategia para el Plástico en Canarias, excluyen a El Hierro y a La Gomera por no tener un registro.

Dicha norma comenzará a aplicarse en los próximos meses y su fin, entre otros, consistirá en lograr la erradicación de la cultura social el uso de plásticos de un solo uso (aquellos que son utilizados una media de 12 minutos diarios).

Servicio Canario de Salud

De acuerdo con Nieves Lady Barreto, consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, los sanitarios no estarán excluidos de este programa y “en un par de semanas” se comenzarán a implantar acciones para la erradicación total de dichos materiales en los centros sanitarios.

Esta estrategia, que contará con la ayuda de la Consejería de Sanidad, derivará en la implementación de la misma en los comedores de los centros escolares en el próximo curso.

Si se analizan los recintos sanitarios que más materiales de este tipo desechan, el Hospital Materno Infantil de Gran Canaria encabeza la lista con 5 millones de artículos de un solo uso, a pesar de que los recicla.

A continuación se sitúa el Hospital Universitario de Canarias de Tenerife con 4,3 millones de desechos plásticos y el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria con 2 millones de unidades.

Un reciclaje que debe ir a más

En total, el Servicio Canario de Salud (SCS) emplea diariamente más de 25.600 unidades de vajilla de plástico (principalmente cuencos, platos, vasos…), más de 13.200 unidades de cubertería y más de 5.000 unidades de bolsas para envolver cubiertos, tapas y pajitas.

Normalmente, la vajilla se asimila a desecho urbano y se traslada al contenedor de restos orgánicos y tan solo en dos centros sanitarios se llevan al contenedor de reciclaje de plástico, exceptuando las que tengan riesgo por particularidad del diagnóstico. La cubertería, por su parte, se desecha en el contenedor de restos orgánicos.

La mayoría de los centros del SCS apuntan a causas como el incremento de costes de personal y consumo de agua, además de falta de espacio para no sustituir dicha vajilla y cubertería por otras de distinto material.

Por otro lado, en aquellos centros en los que todavía no se usan cubiertos y vajillas reutilizables, los cubiertos y vajillas desechables fabricados en plástico se emplean en las comidas de aquellos pacientes en los que hay riesgo de autolesión, algunos pacientes infecciosos y los custodiados (presos).

Leave A Reply

Your email address will not be published.