La Virgen de la Candelaria «sale de paseo»

La Patrona se traslada en octubre a Santa Cruz por quinta vez y a La Laguna, su visita número 43.

0 87

El próximo mes de octubre será testigo de la salida de la Virgen de Candelaria hacia Santa Cruz y La Laguna. Ya son 45 las veces que la patrona ha salido de su Santuario en Candelaria, siendo tres de ellas donde ha visitado las dos mayores ciudades de la isla.

En 1939 con motivo de las Fiestas de la Victoria al acabar la Guerra Civil, en 1964/65 cuando recorrió Tenerife con el objetivo de recaudar fondos para la creación de un nuevo seminario y en este año 2018, para celebrar el bicentenario de la Diócesis de Tenerife, de acuerdo con los datos suministrados por el cronista oficial de Candelaria y de Güímar, Octavio Rodríguez Delgado.

Este cuenta que la primera salida de la Virgen de Candelaria se produjo en el año 1555 a La Laguna y tuvieron que transcurrir casi cuatro siglos para que la patrona acudiera por primera vez a Santa Cruz, en el año 1939 con motivo de las Fiestas de la Victoria al concluir la Guerra Civil, donde se mantuvo dos días en la Catedral de La Laguna y otros dos en La Concepción de Santa Cruz.

Casi todas las salidas de la Virgen de Candelaria se produjeron entre los años 1555 y 1789, como medida contra las sequías, las enfermedades que afectaban a los tinerfeños y los ataques corsarios. Asimismo, en 1705 ante el temor a una erupción del Teide que destruyera la Virgen, esta se trasladó a La Laguna.

Basílica de la Candelaria

Un fervor tambaleante

Rodríguez Delgado recuerda un desastroso temporal acaecido en 1826 que hizo desaparecer la talla original de la Virgen, hecho que produjo una enorme conmoción en la isla que hizo dudar a la enorme devoción popular.

No hubo forma de que el pueblo se identificase con la nueva talla, obra de Fernando Estévez, a pesar de haberse bendecido. La decadencia evidente respecto al culto a la Virgen hizo que el obispo Nicolás Redondo confirmase a la virgen como patrona de Canarias en 1867, lo que supuso el resurgir de la veneración a la misma. Su coronación canónica en 1889 fue uno grandioso espectáculo de la fe católica, con representantes de todo el archipiélago.

Leave A Reply

Your email address will not be published.