Leyendas de Canarias, historia muy viva

Las leyendas canarias son muy variadas y bonitas, fruto de la rica historia de las islas. Descubre algunas de ellas en este artículo.

1.042

La historia del archipiélago no se entendería sin la presencia de las leyendas de Canarias, historias de amor —e incluso algún poltergeist— con partes reales y partes imaginarias que tienen más o menos popularidad según la isla de origen. A continuación mostraremos algunas de ellas.

Descubre las leyendas canarias más desconocidas

De entre todas las leyendas de Canarias, hay algunas que poca gente conoce. Por ello, te animamos a conocer un poco más acerca de una parte de la cultura de las islas más desconocida.

La maldición de Laurinaga (Fuerteventura)Leyendas Canarias - Fuerteventura

Una de las leyendas de Canarias que fusionan mito y realidad. Pedro Fernández de Saavedra, señor de Fuerteventura, sedujo a una aborigen llamada Laurinaga, con la que tuvo un hijo ilegítimo, pues estaba casado con una mujer de “buena cuna”.

Años más tarde, uno de sus hijos legítimos, Luis Fernández de Herrera intenta violar en una ocasión a una aborigen.

No obstante, un agricultor que estaba cerca intentó salvarla pero Pedro Fernández de Saavedra, que estaba de cacería por la zona, acude en ayuda de su hijo y mata al campesino.

En ese instante, la madre del campesino, una anciana que responde al nombre de Laurinaga, le confiesa a Pedro Fernández de Saavedra que el fallecido era su hijo ilegítimo.

En ese momento, lanza una maldición sobre la isla, que según la tradición hizo que toda la flora de la misma muriera y empezara a desertificarse.

El rapto de la princesa Tenesoya (Gran Canaria)

En el año 1460, antes de la conquista de Gran Canaria, Diego de Herrera intenta conocer con mayor detalle la cultura de los antiguos canarios.

En un viaje de regreso a Lanzarote desde El Hierro, un grupo de soldados ataca a las mujeres aborígenes que estaban bañándose en la zona de Bañaderos, un lugar donde acudían durante la menstruación y en el que los hombres tenían prohibido acercarse bajo pena de muerte.

Entre las mujeres capturadas y llevadas a Lanzarote se encontraba la princesa Tenesoya, sobrina del Guanarteme de Gáldar Tenesor Semidán.

Allí la bautizaron con el nombre de Luisa y la casaron con Maciot Perdomo de Bethencourt, sobrino del famoso normando Jean de Bethencourt.

La belleza de Iballa (La Gomera)

Iballa era una joven y bella aborigen gomera que consiguió enamorar al conde de la isla, Hernán Peraza. Al saberlo, un grupo de rebeldes planearon una emboscada a Peraza, que al enterarse intenta escapar disfrazado de mujer, aunque finalmente es abatido.

Al enterarse su esposa, Beatriz de Bobadilla, esta prepara su venganza por miedo a una rebelión y pide ayuda a Pedro de Vera, gobernador de Gran Canaria.

Este inicia una dura represión contra los gomeros, de la cual muchos de los supervivientes fueron vendidos como esclavos. Una de las leyendas de Canarias más triste.

Amarca, la guanche más bella (Tenerife)

Amarca era una joven tan bella que las demás mujeres le envidiaban. Un día Belicar, último mencey de Icod, alabó su belleza, por lo que muchos hombres de Tenerife se acercaron a conocerla e intentar seducirla. Uno de ellos fue un pastor llamado Garigaiga, que le declaró su amor en diversas ocasiones.

Sin embargo, Amarca no se interesó por él, así que éste enloquece y termina suicidándose.

Todas las mujeres de Icod la culpan rápidamente, obligándola a irse y, finalmente por remordimiento, acabar también quitándose la vida.

El grito de Ferinto (El Hierro)Leyendas canarias - El Hierro

Este aborigen de El Hierro era un gran luchador que hizo frente a las tropas del conquistador Jean de Bethencourt, librándose siempre de los soldados enemigos hasta que un amigo lo traiciona a cambio de dinero.

Tras sufrir una emboscada intenta huir, pero como es imposible termina luchando para salvar su vida. Sin embargo, como eran muchos enemigos y sabiendo que iba a morir de igual manera, se suicida lanzándose al vacío, produciendo un grito tan fuerte que se oyó por toda la isla.

El diablo de Timanfaya (Lanzarote)

Entre todas las leyendas de Canarias, esta es una de las más conocidas, especialmente por las gentes de Lanzarote. Según esta, unos jóvenes llamados Aloe y Vera, procedentes del pueblo de Timanfaya, estaban casándose cuando se produjo una erupción volcánica.

Una roca cayó encima de la joven, que murió aplastada.

El chico levantó con sus brazos la roca para confirmar que había fallecido y los asistentes a la ceremonia gritaron “¡pobre diablo!”. De la sangre de ella nació una planta medicinal muy valorada actualmente: el aloe vera.

Alma de Tacande (La Palma)

En los libros que recogían los nacimientos producidos en Los Llanos de Aridane se encontró el bautizo de Ana González, el nombre de una supuesta alma que tras años muerta comenzó a comunicarse con su familia en su casa. Era un alma en pena porque había fallecido sin poder criar a su hijo, así que pidió a sus familiares que resolvieran ciertos asuntos pendientes para poder partir al más allá.

Como hemos podido comprobar, la riqueza del archipiélago en cuanto a leyendas de Canarias es más que evidente, puesto que esto es tan solo una pequeña muestra de todas ellas.

Para conocer más acerca de todo lo relacionado con las islas, no dudes en consultar Canarias Confidencial.

Leave A Reply

Your email address will not be published.