60 miembros de la UME ejercitan la técnica del fuego controlado con el personal forestal del Cabildo de Gran Canaria

0 20

El personal forestal de la Consejería de Medio Ambiente inició la campaña de quemas controladas en la cumbre de Gran Canaria el pasado mes de abril, jornadas que se hicieron coincidir con la formación a personal de la UME en el marco del curso de la Escuela Nacional de Protección Civil con la que el Cabildo colabora asiduamente, ya que su personal es pionero en este tipo de técnicas.

Las quemas se enmarcan en las medidas preventivas que se efectúan antes del verano y ocasiona columnas de humo totalmente controladas que, aunque se aprecian desde distintos puntos de la Isla, no deben preocupar a la población.

El Cabildo de Gran Canaria apoya las acciones formativas nacionales con parte de la instrucción, ayuda logística, seguridad y actuación de los propios equipos Presa, los especialistas en la lucha contra incendios forestales, quienes, tras la instrucción teórica, iniciaron los trabajos de quemas para que los continuaran los militares instruidos.

En esta ocasión, este miércoles y jueves se sumaron cuatro pelotones distribuidos en varias parcelas de la cumbre para ejecutar los fuegos junto a los presa para afinar la alta precisión que conlleva, pues se trata de una técnica que usa llamas de 20 a 50 centímetros que  discrimina entre vegetación seca y verde con el fin de dejar intacta esta última.

Solo en determinadas condiciones

Las quemas prescritas son fuegos controlados que se realizan en determinadas circunstancias climatológicas, como la humedad de esta época del año en la cumbre, y son necesarias para reducir la carga de vegetación seca y la virulencia del fuego en verano, lo que se suma a que también son beneficiosas para la activación de procesos ecológicos esenciales.

Gran Canaria, uno de los lugares de Europa más complicados para luchar contra el fuego por su difícil orografía y la dispersión de sus viviendas, lo que la ha llevado a especializarse y ofrece, además, la ventaja de que puede acoger este tipo de instrucciones y prácticas durante gran parte del año, ya que mientras en la Isla ahora es posible, no lo sería en la Península.

Las quemas controladas continuarán los días que se den las condiciones exigidas, resultantes de balancear temperatura, humedad y viento, entre otros parámetros, y se extenderán hasta el mes de junio si las condiciones lo permiten. Se trata de un trabajo cualificado que exige una alta precisión porque mientras se quema la vegetación seca con llamas de 20 a 50 centímetros, la verde se respeta.

Leave A Reply

Your email address will not be published.