DISTINCIÓN : SÍ PERO… O SÍ Y TAMBIÉN…

0 70


 

 

DISTINCIÓN : SÍ PERO… O SÍ Y TAMBIÉN…

La partícula pero es muy interesante, tiene un gran poder del que la mayoría de las veces no somos conscientes. Cada vez que decimos “Sí, eso está muy bien, pero…” en realidad estamos diciendo: “No, no estoy de acuerdo con lo que dices”. La partícula pero rechaza, elimina, minimiza, desautoriza, todo lo que se ha dicho antes de utilizarla. Observa estas dos frases:

Has atendido bien a este cliente, PERO no has cerrado la venta

No has cerrado la venta, PERO has atendido bien a este cliente

¿No es increíble el poder que tiene una partícula tan pequeña? Modifica totalmente el sentido de la frase. En el primer caso, nos quedamos con la crítica: “No has cerrado la venta”. En el segundo caso, con la felicitación: “Has atendido bien a este cliente”. Todo lo que se ha dicho antes del pero, pierde valor, no tiene importancia.

Cuando en una conversación alguien nos cuenta algo y contestamos con un “Sí, ya, pero…” estamos haciendo lo mismo. Es como si enviáramos un mensaje implícito con nuestro pero: “Todo lo que me has contado no tiene valor, lo importante es lo que te voy a contar yo ahora”. Es decir, negamos las ideas del otro, su aportación ¡Y sorprendentemente esperamos que a continuación nos escuche con respeto y atención, incluso que acepte lo que vamos a decirle!

La mayor parte del tiempo, vivimos en mundos dicotómicos y excluyentes: “O tu idea o la mía”. ¿Qué pasaría si pudiéramos integrar una mirada nueva?: “Tu idea Y la mía”. Aunque me parezca que en estos momentos son miradas contradictorias, tal vez sea posible encontrar que hay coincidencias o que se complementan o que ambas pueden convivir en armonía:

“Sí, entiendo lo que dices. Y también me parece importante esto otro…”

“Sí, creo que comparto (o entiendo) tu punto de vista, y además…”

De manera que, a partir de ahora, ¿Vas a poner un poco más de atención a tus peros?


 

Leave A Reply

Your email address will not be published.