Poema 8: Lejos de vos

0 74


 

Don Íñigo López de Mendoza,más conocido como el Marqúes de Santillana, fue un guerrero y poeta. Nació en Asturias, en 1398, y era hijo de un gran almirante de Castilla, perteneciente a una buena familia, y muy rico. Con estos elementos al servicio de su talento, no es de extrañar que desde joven brillara en la corte. Durante su juventud se consagró con éxito al servicio de las armas, habiendo luchado contra los navarros. Luego cooperó en las guerras de la reconquista, habiendo figurado en la batalla de Olmedo, en 1445, año en que recibió el título de Marqués de Santillana. En las intrigas cortesanas de aquellos tiempos tomó parte activa muy importante, pues fue el mayor enemigo del condestable don Álvaro de Luna, y principal causa de su caída.
     

En poesía, fue íntimo y discípulo del duque de Villena, que tanto trabajó por la introducción de la poesía provenzal en España. Fue también el gran protector de los poetas en la corte, y su fama llegó a tal altura, que se iba a la corte no más que por verle y saludarle, cual más tarde había de hacerse con Lope de Vega. Su ardor por el cultivo de las bellas letras y por su popularización en España fue tal, que fundó y sostuvo una escuela italiana de poesía; mas el ambiente se prestaba poco para empresas de este género, pues la España de entonces no estaba preparada para comprender el refinamiento de los italianos, y la escuela no prosperó: a ella se impuso la rudeza de los españoles de entonces, cuyas continuas guerras no les habían dejado tiempo de cultivar las artes de la paz. Sin embargo: si el marqués no logró recoger él mismo el fruto de la simiente por él echada, la posteridad ha de reconocer que su famosa escuela contribuyó en grande parte a preparar el terreno para nuestro glorioso siglo de oro.
    

 Compuso varias obras, algunas de las cuales andan hoy perdidas, pero sobresalen el Canto fúnebre del Duque de Villena, la Comedieta de Ponza y otras composiciones menores, entre ellas la fina y delicada Serranilla, que es la que más le ha popularizado. Al principio de este libro hemos puesto su famoso proemio al Condestable de Portugal, que le envió un propio pidiéndole le otorgase el favor de enviarle sus obras, y que es un concienzudo estudio de la poesía de los tiempos aquellos, al par que la prueba de que si el marques hacía buenos versos, también sabía componer prosa a maravilla. Murió en 1458.

                                                                   Lejos de vos

                                                 

                                                           Lejos de vos y cerca de cuidado,

                                                           pobre de gozo y rico de tristeza,

                                                           fallido de reposo y abastado

                                                           de mortal pena, congoja y braveza

 

                                                           desnudo de esperanza y abrigado

                                                           e inmensa cuita y visto de aspereza,

                                                           la mi vida me fuye, mal mi grado,        

                                                           la muerte me persigue sin pereza.

 

                                                          Ni son bastantes a satisfacer

                                                          la sed ardiente de mi gran deseo

                                                          Tajo al presente, ni me socorrer

 

                                                          la enferma Guadïana, ni lo creo.

                                                         Sólo Guadalquivir tene poder

                                                         de me guarir y sólo aquél deseo.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.